sábado, 8 de abril de 2017

Reciclando una caja de fresas ...




Mmmmm...fresas!!!!  En casa nos encantan las fresas, su sabor, su olor....¡¡Están riquísimas, vuelan!! Y es que ya no las compramos en bandejitas, no, no, en CAJAS!!! Y como ya sabéis, aquí no se tira nada, o sea, que vamos a reutilizar esas cajas, ideal para el reto de Facilísimo: "Me gusta reciclar".  ¿Qué os parece si nos ponemos manos a la obra?



Nos surgen muchas ideas, pero en esta ocasión vamos a utilizar la caja para decorar nuestro baño, que por cierto, está en obras y una vez finalizado la colocaremos allí, en la pared.

En primer lugar limpiamos bien la caja para quitarle el polvo y los restos que pueda tener.

Y hecho esto nos ponemos ya con la pintura. 


Hemos escogido un color gris oscuro (chalk paint). Es una pintura que cubre muy bien y seca rápido, nos gusta muuuucho. 

Le damos una capa y una vez seca vamos a por la segunda. Esperamos un ratito y... vamos a por los siguientes pasos.

Ahora toca empezar a decorarla y ponerle nuestro toque personal. 
¡Imaginación al poder!


Con papel de decoupage cortamos unos motivos, en este caso unas estrellas en varios colores y tamaños.  ¿Se nota que nos gustan las estrellas...?  No, verdad...?!!!!   :-))

Una vez tenemos claro dónde colocarlas, las enganchamos con cola para decoupage y dejamos secar.

Mientras tanto podemos ir siguiendo con la decoración.  Como es para el baño, vamos a ponerle un pequeño texto: "Bath time". Para que resalte y destaque, pìntamos las letras en blanco, que contrasta con el fondo oscuro y le da luminosidad.  

Resulta un poco difícil usar una plantilla de esténcil para pintar el texto ya que al estar los bordes de la caja impide colocarla bien.  Pero bueno, lo que hacemos es trazar la silueta del texto con un lápiz y luego pintamos con un pincel pequeño el relleno de las letras. ¿Tenéis buen pulso..? Keep calm..!!

Al ser tan oscuro todo vamos a resaltar algunas partes de las estrellas con un toque de glitter glue (pegamento con purpurina). No hay que pasarse, es solo darle un toque. Aplicamos en pequeñas cantidades y repartimos con el dedo o con un pincel, eso ya depende de cada uno.  Importante: dejar secar muy muy bien.

Una vez seco le damos una capa de barniz mate para proteger.


Ya queda menos, ahora decoramos la caja con cuerda gruesa. Esta nos sirve para dos cosas:

1) Para poder colgar la caja en la pared
2) Para decorar y/o para proteger los objetos que se puedan poner dentro de la caja

Para colgarla en la pared pasamos la cuerda por los orificios que quedan en la parte superior y anudamos a la altura que nos vaya bien.

Para la parte inferior pasamos la cuerda por los agujeros que quedan en la parte de abajo y pasamos varias vueltas. 

Y, bueno, ¡¡listo!!  Ya tenemos la caja decorada y a nuestro gusto. Le hemos puesto unos pececitos de tela hechos a mano (gracias a Helena, de Le Phare du Sud!!!), quedan geniales.

Se le pueden dar varios usos: tal cual, como un cuadro decorativo o bien usarlo como soporte para guardar pequeños objetos, etc. etc...



¡Esperamos que os guste la idea y podáis aplicarla en vuestros proyectos!

¡Hasta pronto!
El Arte para contArte
  

2 comentarios:

  1. ¡Buenos días! Me encanta la idea. El color que has elegido es muy original! Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado muchísimo la idea de utilizar las cajas de fresas como estanterías y la tuya ha quedado chulísima ;-)

    Saludos y feliz semana

    ResponderEliminar